—Januca, la fiesta de las Luces, comienza el día 25 del mes judío de Kislev, y dura ocho días.

—En el siglo 2 AEC, la época del Segundo Templo Sagrado, el régimen sirio-griego de Antíoco pretendió alejar a los judíos del judaísmo, con la esperanza de asimilarlos a la cultura griega.

—Cuando el pueblo judío fue desafiado por los griegos, unos pocos judíos valientes tomaron las colinas de Judea en una gran revuelta en contra de esta amenaza a la vida judía. Liderados por Matityahu, y luego por su hijo Yehuda el Macabeo.

—Antíoco envió miles de tropas bien armadas para aplastar la rebelión, pero después de tres años, los Macabeos tuvieron un éxito milagroso, y echaron de su tierra a los extranjeros.

—Los guerreros judíos entraron a Jerusalem y encontraron el Templo Sagrado en ruinas y profanado con ídolos. Los Macabeos lo limpiaron, y lo reinauguraron el 25 de Kislev. Pero cuando llegó el momento de re-encender la Menorá, revisaron todo el Templo, y sólo encontraron una vasija de aceite puro que llevaba el sello del Sumo Sacerdote. De todas formas encendieron la Menorá, y fueron recompensados con un milagro: Esa pequeña vasija de aceite ardió por ocho días, el tiempo necesario para producir un nuevo suministro de aceite.

—A partir de entonces, los judíos han observado una festividad durante ocho días, en honor a esta victoria histórica y al milagro del aceite.

—Preferiblemente, la Janukiá debe ser encendida en el momento del anochecer.

—Al prender la Janukía, se tiene que tomar en cuenta que todas las velas de la Janukiá deben estar a la misma altura.

—Además de las ocho velas principales, la Janukiá tiene una vela auxiliar llamada “Shamash”.

—El Shamash , es utilizada para encender las otras.

—Como el Shamash no cuenta como una de las ocho velas regulares, la Janukiá debe tener el shamash separado de algún modo, ubicado más alto que las otras velas.