Entérate dónde estudiar en la Tierra de Israel

 

           

 

 Rosh Hashanah: Can’t Stop the Feeling

The Maccabeats - Despacito

Cortesía de AishLatino.com

fuente: aurora 13/09/17

El presidente azerbaiyano, Ilham Alíev, indultó al bloguero ruso-israelí Alexandr Lapshín, condenado a tres años de prisión por “cruzar ilegalmente la frontera”, en referencia a los viajes que realizó al disputado territorio de Nagorno Karabaj, bajo control armenio.

El decreto fue publicado en la web del presidente azerbaiyano.

“Lo estábamos esperando”, dijo el abogado de Lapshín, Eduard Chernín, quien explicó que la resolución entra en vigor enseguida y el bloguero indultado podrá abandonar el país nada más salir de la cárcel.

Uno de los asesores del presidente azerbaiyano, Ali Gasanov, aseguró a la agencia “Azer Tadzh” que el bloguero “trató de suicidarse ayer”.

“Lapshín intentó acabar con su vida. Sin embargo, los guardianes lograron impedirlo a tiempo. Se le suministró la asistencia médica necesaria y actualmente está bajo observación médica”, afirmó.

El conocido bloguero de viajes fue detenido en Minsk, la capital de Bielorrusia, el 15 de diciembre de 2016 en virtud de una orden de Interpol a petición de Azerbaiyán, por haber visitado la autoproclamada República de Nagorno Karabaj en 2011 y 2012 sin autorización de las autoridades de Bakú.

En febrero pasado fue extraditado a Azerbaiyán y quedó a disposición de los órganos judiciales.

Lapshin, contra quien Bakú dictó una orden de busca y captura internacional, estaba acusado de entrada ilegal en el país y de hacer llamamientos públicos contra la integridad territorial del Estado.

En julio, un tribunal de Bakú le condenó a tres años de prisión.

En su alegato final en el juicio, Lapshín expresó su pesar por haber visitado Karabaj sin consentimiento de Bakú.

Al mismo tiempo, el bloguero aseguró que su objetivo era únicamente hacer turismo y que las visitas no tenían carácter político.

La detención y la posterior condena de Lapshín han sido objeto de fuertes críticas de Ereván, tanto a nivel estatal como en forma de protestas ciudadanas.

El conflicto de Nagorno Karabaj se remonta a los tiempos de la Unión Soviética, cuando ese territorio poblado mayoritariamente por armenios pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo cual estalló una guerra que causó unos 25.000 muertos.

Al término de los combates, las fuerzas armenias se hicieron con el control del Karabaj y también ocuparon vastos territorios azerbaiyanos, que denominan “franja de seguridad” y que permitió unir la región a Armenia.

 

Azerbaiyán exige que Armenia abandone los territorios ocupados, que conforman cerca del 20 por ciento de la superficie total del país. EFE