Imprimir
Categoría: Destacamos HOME

fuente: aurora 14/04/14

Cuatro policías resultaron heridos por el lanzamiento de piedras en una protesta de ultraortodoxos judíos contra su reclutamiento en el Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal), tras la cual tres manifestantes fueron detenidos.

 

La manifestación se produjo en una carretera cercana a la población de Bnei Brak, de mayoría ultraortodoxa y próxima a Tel Aviv, precisó la Policía.  

Los participantes protestaban por el arresto de cinco estudiantes de escuelas rabínicas que no se presentaron en la oficina de alistamiento para realizar el servicio militar obligatorio en Israel.  

Decenas de ultraortodoxos bloquearon la ruta y quemaron varios neumáticos y tres de ellos fueron arrestados por las fuerzas de seguridad bajo sospecha de reunión ilegal, incendio premeditado y el asalto a un oficial de policía.  

Los detenidos han sido puestos bajo disposición judicial en un tribunal de Tel Aviv que tiene previsto decretar una extensión de su arresto.  

Cientos de miembros de esa comunidad se enfrentaron a la Policía israelí en Jerusalén y en Bnei Brak en una manifestación en solidaridad con los detenidos por rechazar acudir a filas.  

Los manifestantes cortaron el tráfico en varias arterias principales de ambas ciudades, quemaron contenedores y lanzaron piedras, botellas y otros artefactos contra los agentes, que arrestaron a cinco personas en Jerusalén.  

La Knéset (Parlamento) aprobó un polémica ley que obliga a los jóvenes ultraortodoxos a cumplir el servicio militar como el resto de los ciudadanos, tres años en caso de los hombre y dos en el de las mujeres.  

La normativa, que entrará en vigor plenamente en 2017 e incluye variadas exenciones, acabó con más de 65 años de privilegios de esta comunidad dedicada exclusivamente al estudio de los textos sagrados.  

Según datos oficiales, los ultraortodoxos constituyen el 11 por ciento de la población, y son una comunidad muy variada, que incluye grupos que viven del Estado y otros que rechazan incluso la legitimidad de Israel. EFE