Imprimir
Categoría: Destacamos HOME

fuente: aurora 16/04/14

El presidente de EE.UU., Barack Obama, expresó sus condolencias por el "desgarrador" ataque producido en dos centros judíos en las afueras de Kansas City (Kansas), en el que fueron asesinadas tres personas, y prometió ayuda en la investigación sobre el suceso.

 

"Escuchamos informes sobre un horrible ataque a balazos en Overland Park, en Kansas. Michelle y yo tenemos en nuestros pensamientos y oraciones a los familiares y amigos que perdieron a un ser querido y a todos los afectados por esta tragedia", dijo Obama.  

"Aunque no conocemos todos los detalles del ataque, los informes iniciales son desgarradores. Quiero ofrecer mis condolencias a todas las familias que están tratando de encontrar el sentido a esta difícil situación y prometer el apoyo completo del Gobierno federal a medida que nos recuperamos", indicó.  

Tres personas murieron hoy después de que un hombre abriera fuego en un centro comunitario judío y una residencia para la tercera edad de la misma religión en las afueras de Kansas City, tras lo que la policía arrestó a un sospechoso, un hombre de unos 70 años.  

El FBI está asistiendo a la policía local en su investigación, que buscará determinar si se trató de un crimen de odio.  

"He pedido a mi equipo que se mantenga en contacto cercano con nuestros compañeros federales, estatales y locales y proporcionar los recursos necesarios para apoyar la investigación abierta", señaló Obama.  

Las víctimas fueron dos hombres que recibieron impactos de bala en el centro comunitario y murieron por sus heridas, uno de ellos en el hospital; y una mujer que fue asesinada en el centro residencial, informaron fuentes policiales en una conferencia de prensa.  

Los dos hombres eran un niño de 14 años y su abuelo, según dio al diario "Kansas City Star" Cathy Bien, portavoz de la Iglesia Metodista Unida de la Resurrección en la localidad de Leawood, a la que supuestamente asistían los dos fallecidos, si bien la policía no ha confirmado ese extremo.  

El sospechoso, que según la policía no es de Kansas City y que usó una escopeta para el crimen, fue arrestado a alrededor de una kilómetros y medio de distancia de la residencia para ancianos, y, de acuerdo con varios testigos, gritó "Heil Hitler" a medida que las autoridades se lo llevaban.  

El jefe de policía de Overland Park, John Douglass, dijo que es pronto para saber si se trató de un crimen de odio, pese a haberse producido en la víspera de la festividad judía de Pesáj.  

"Es demasiado pronto en la investigación para definirlo. Sabemos que es un acto vicioso de violencia. Obviamente, en dos centros judíos, podríamos asumirlo, pero tenemos que saber más sobre ello", indicó Douglass. EFE