Entérate dónde estudiar en la Tierra de Israel

 

           

 

MENSAJE DEL CONSEJO SIONISTA A SUS LECTORES

fuente: aurora 06/12/17

La luz solar puede convertirse en un nuevo e innovador acondicionador de aire. Tres empresarios israelíes desarrollaron una forma de convertir la energía solar, una fuente de calor en un agente refrigerante que podría ahorrar miles de millones en electricidad e importantes beneficios ambientales e incluso de seguridad.

Yaron Shenhav y Gadi Grottas, los cofundadores de la empresa SolCold y el profesor de la Universidad Hebrea, Guy Ron, inventaron un recubrimiento de alta tecnología que filtra la luz y puede ser aplicado a edificios y otras superficies que luego son activadas por el sol, usando sus fuertes rayos para enfriar las estructuras, de hecho cuanto más calienta el sol, más enfría, según los empresarios.

La pintura se basa en una tecnología que está a la espera de recibir la patente llamada Anti-Stokes Fluorescence, que revierte el fenómeno natural de la energía (fotones) emitidos por el sol y que son luego absorbidos por todo lo que lo rodea. “Con este sistema el material que fue golpeado por el fotón envía de vuelta un fotón con una frecuencia mayor, perdiendo su propia energía y enfriándose.

El calor de un edificio podría ser absorbido y remitido como luz. Mientras el sol brille, habrá un enfriamiento continuo”, explicaron los descubridores.

La pintura desarrollada consiste en dos capas: la externa que filtra los rayos del sol y la interna que activa el material refrigerante convirtiendo el calor en luz.

La tecnología fue probada con éxito en un laboratorio y la pintura aplicada enfrió un objeto utilizando la luz solar en 1.2 grados Celsius (34.6 Fahrenheit) utilizando únicamente el uno por ciento de la energía solar.

En la etapa actual la pintura viene en un solo color, azul claro, se espera próximamente ofrecerla en una variedad de gamas.

Este producto tiene relativamente un alto costo, con un estimado de 2 dólares por metro cuadrado, o sea se necesitan 200 dólares para cubrir 100 metros cuadrados. Para la rentabilidad se podría aplicar en el techo de un edificio, pero también en las paredes puede ser aplicado ofreciendo una mejor respuesta.

En climas cálidos, las redes eléctricas se tensan cuando la gente enciende sus aire acondicionados de día y de noche. En Israel, la compañía eléctrica nacional emite una serie de advertencias cada verano, cuando las temperaturas pueden elevarse a más de 40 grados Celsius (104 Fahrenheit), para utilizar acondicionadores de aire con más moderación.

El uso de la pintura por parte puede ayudar a reducir el consumo de electricidad hasta en un 60 por ciento, y si se trata de un edificio nuevo, se podrían eliminar algunos sistemas de aire acondicionado.

 

Otro beneficio sería el ambiental, la pintura es cien por ciento realizada con tecnología ecológica y libre de emisiones de carbono ya que no se consumió electricidad ni ninguna otra fuente de energía artificial. En los días más fríos el efecto se reducirá en un 50 por ciento. Este producto apunta a ser utilizado en climas cálidos como ser el cinturón solar en los Estados Unidos, América Central y Sur, el sur europeo, Medio Oriente y Oceanía, también en algunas zonas cálidas chinas.