Entérate dónde estudiar en la Tierra de Israel

 

           

 

fuente: aurora 13/09/17

por Jorge Iacobsohn

Es de celebrar que Argentina tenga por primera vez una visita de un primer ministro, lo que le da al viaje de Biniamín Netanyahu el privilegio de ser histórico.

Netanyahu, que es también el ministro Exteriores, no parece estar a la altura de un evento histórico diplomático, ya que parte de su visita fue calificada como una “visita privada”, lo que le permite financiar parte de su recorrido con donaciones de la comunidad judía local.

Lo han denunciado algunos líderes comunitarios, que se quejaron que los más de cien mil dólares destinados para gastos suntuarios del primer ministro podrían ser destinados para ayuda de la ya aquejada comunidad, golpeada por la pobreza.

Su viaje a México, en medio de una gran crisis por el terremoto, tampoco está a la altura de la etiqueta diplomática ya que en estos momentos el país está enteramente abocado a la reconstrucción del desastre y podría aplazar la visita para otro momento.

El viaje – aclamado por Netanyahu como “histórico” – se produce en medio de investigaciones de presuntos actos delictivos cometidos por el primer ministro y su esposa. Un borrador de acusación de 16 páginas a ser notificado contra Sara Netanyahu detalla un gasto ilegal de hasta 25.000 shekels (unos 7.000 dólares) mensuales por la esposa del primer ministro en comidas de los mejores restaurantes de Jerusalén.

El primer ministro también es sospechoso en al menos dos casos separados, el de la aceptación ilícita de regalos y allegados suyos están interrogados por presuntos sobornos en el acuerdo de compra de submarinos de Alemania.

 

En la historia política del país, los primeros ministros han renunciado a sus funciones ante la aparición de investigaciones judiciales, y Netanyahu prosigue sus funciones negando toda responsabilidad moral y realidad.