Entérate dónde estudiar en la Tierra de Israel

 

           

 

MENSAJE DEL CONSEJO SIONISTA A SUS LECTORES

fuente: aurora 06/12/17

Abu Dis será la capital, no habrá derecho del retorno para los “refugiados palestinos”, la mayoría de los asentamientos permanecerán donde están y el Estado Palestino no tendrá contigüidad territorial. Esta es según el reporte del diario New York Times la propuesta que presentaron los sauditas al presidente palestino, Mahmud Abbás, (Abu Mazen) y que habría encolerizado al dirigente de los palestinos y a los palestinos en general. Sin embargo, tras la difusión del reporte, la propuesta fue desmentida tanto por los sauditas como por los norteamericanos y los palestinos.

El New York Times reportó que Abbás realizó una visita de bajo perfil, el mes pasado a Riad, la capital saudita, donde se reunió con el príncipe heredero Muhammad bin Salman para tratar sobre el plan del presidente estadounidense Donald Trump para Oriente Medio. Pero lo que se habría dicho a puertas cerradas desató una tormenta en Oriente Medio y alteró ostensiblemente atmósfera entre ambas partes.

Según fuentes palestinas, árabes y europeas que escucharon de boca de Abbas su versión de la conversación, Mohammed bin Salman le sugirió un plan que se inclina más hacia el lado israelí que cualquier otra propuesta anterior. Según Abbás, ningún líder palestino aceptaría jamás ese plan. De acuerdo con la propuesta, los palestinos recibirán un estado propio, pero su territorio no será continuo, y su soberanía será limitada. La mayoría de los asentamientos permanecerán y no serán evacuados.

La capital del Estado palestino no será Jerusalén oriental, y no habrá derecho de retorno para los “refugiados” y sus descendientes. Un funcionario del gobierno libanés dijo que estaba muy sorprendido de recibir una conversación afirmando que la propuesta saudita es que la capital palestina sea Abu Dis, un suburbio cercano a Jerusalén.

Según un alto funcionario libanés y un político libanés, a Abbás le dieron dos meses para aprobar la propuesta o enfrentar presiones para que renuncie. Más aún, un funcionario palestino en Líbano sugirió, según el reporte, que la pérdida de territorio en Cisjordania sería compensada con tierras de la península de Sinaí que se agregarían a la Franja de Gaza.

Consecuentemente, en Washington y Medio Oriente creen que el príncipe heredero Bin Salman está actuando en silencio bajo las instrucciones de Trump, o que está actuando independientemente para presionar a los palestinos, o que una propuesta posterior relativamente más generosa será ofrecida. Otra posibilidad es que Mahmud Abbás se siente políticamente débil en Ramallah, y transmite mensajes de que Arabia Saudita lo está presionando.

Por su parte, la Casa Blanca negó que exista tal plan y dijo que tomaría meses formular una propuesta final. El gobierno saudita negó que apoye tales posiciones.

Joshua Raffel, un vocero de la Casa Blanca, desestimó esas afirmaciones como más especulaciones sobre las cartas que la Administración Trump mantiene muy cerca del pecho en las conversaciones de paz.

“Hay constantes especulaciones y conjeturas sobre lo que estamos trabajando, y este informe es más de lo mismo”, expresó Raffel al New York Times. “No refleja el estado actual del plan sobre el que estamos trabajando ni las conversaciones que hemos mantenido con los actores regionales”.

Además, el contenido del plan fue aparentemente repudiado por el embajador de Arabia Saudita en los Estados Unidos, el príncipe Khalid bin Salman, quien envió un correo electrónico reiterando el compromiso de su país con la Iniciativa de Paz Árabe que suscribe las condiciones previas fundamentales, exigidas por los palestinos

 

“El reino sigue comprometido con un acuerdo basado en la Iniciativa de Paz Árabe de 2002, incluyendo a Jerusalén oriental como la capital de un Estado palestino basado en las fronteras de 1967. Sugerir lo contrario es falso”, manifestó el embajador saudita.